Tu responsabilidad. Tu compromiso.

Cuando hablamos de relaciones laborales pensamos que la principal manera de disciplinar al empleado por parte del empleador es la coacción y la amenaza. Seguimos teniendo la imagen del empresario capitalista cómo un señor con sombrero de copa, látigo y puro. Bien, de esos todavía quedan bastantes, al menos en este trozo de tierra calurosa y requemada. Pero hay que darse cuenta de que el capitalismo es un sistema en constante evolución para mantener los privilegios y beneficios de una minoría contra el resto. Y el jefe también evoluciona: ahora es un personaje dinámico, buen rollo y un poco hippy (pijo-jipy), a la manera de Steve Jobs. Este individuo no va a usar la fuerza como primera opción de disciplinarnos. Este tipo tan majo intentará hacerse pasar por tu colega, querrá que te impliques en la “labor social de la compañía “, te pedirá compromiso con los objetivos de la empresa. Responsabilidad con tus objetivos (que no son pagar la letra del piso, por supuesto). Compromiso y responsabilidad para que cumplas con la tarea exigida. Para que te ofrezcas tu mismo a estar disponible para la empresa. Para que no seas un “simple empleado que llega su hora y se va a casa sin más. Queremos que te impliques. Queremos ver pasión en tu trabajo”. Más de uno esta torciendo el gesto, la historia le suena. Como también le sonarán las divertidas jornadas maratonianas para sacar adelante el proyecto o las cañas con el jefe, que se dan con total naturalidad porque somos “una empresa horizontal y aquí no hay jefes, sino responsables”. Y picamos, porque nuestro jefe es majo, escucha a radiohead y se interesa por nuestra vida personal. Y si falla todo, siempre puede sacar el puro y el látigo del cajón.

Ante esto, ¿qué hacer? Lo primero desmontar toda esta propaganda corporativa. Aunque os van a decir lo contrario nuestro negociado no es la labor social de la compañía. Eso ni nos va ni nos viene. Nuestro objetivo es el puto dinero que nos pagan por ocho horas de curro para llenar la nevera de comida y pagar las mil quinientas cosas que al estado, colaborador necesario de la pantomina, se le ocurre que tenemos que pagar. Somos trabajadores, no colaboradores. Tu jefe es tu jefe, toma decisiones y te obliga a realizar las tareas que no sabe o puede hacer a cambio de un jornal. Le pueden cambiar la cara, pero siguen siendo los mismos. Unos con puro y látigo y otros, más modernos, con pulseritas de colores y palmaditas  en la espalda. Solo quieren exprimirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *