Archivo de la etiqueta: tecnología

Teletrabajo y ERTE. La tormenta perfecta.

Durante la crisis Covid19, una innumerable cantidad de personas trabajadoras han sido enviadas a teletrabajar a sus casas. La causa es de todos/as bien conocida, promover el distanciamiento social para evitar el contagio y transmisión del virus. Se trata de una medida de prevención sanitaria que obliga a empresas a modificar el modelo de organizativo y productivo y a quienes en ellas trabajan a modificar sus hábitos y costumbres.

Por otro lado, se han producido un elevadísimo número de ERTEs que en muchas ocasiones se ha solapado con la nueva situación de teletrabajo.

Hoy entrevistamos, vía teleconferencia (el presupuesto nos da para eso, estamos que lo tiramos) a uno que le gusta ir de tertuliano televisivo al que llamaremos Inexperto-1 y otro que dice ser un currito al que llamaremos Inexperto-2 (no nos da para mas, lo expertos se los lleva todos La Sexta), para que nos resuelva las dudas que nos surgen a este respecto. Transcribimos el resultado de tan interesante charla.

Pregunta: ¿Estábamos preparados para esta nueva situación?

Inexperto-2: Pues no se el resto, pero ya te digo que en mi curro, no. Llevan años hablando de “teletrabajo”, “conciliación” y demás mierdas (perdón) sandeces y se han vuelto locos para encontrar equipos para que la gente que tenía que teletrabajar “obligatoriamente” tuviese un equipo disponible en su casa con conexión a Internet y salida hacia los servidores del curro. Por cierto, que se, que a gente le han “sugerido” aportar su propio portátil y del gasto del ADSL de cada uno ni se ha oído hablar. Preparados, algunos lo han sacado porque los equipos de sistemas se han dejado los cuernos y han podido improvisar a destajo soluciones que NADIE había previsto. Seguramente en las empresas más grandes fuese distinto, pero las medianas/pequeñas estaban en general tan preparadas para teletrabajar como para mandar un cohete a la luna.

Inexperto-1: Pues no te sabría decir. Uno esta preparado para algo, cuando espera o prevé que suceda. Y vista la experiencia, en unos casos se ha realizado de manera caótica, lo que ha supuesto tener que improvisar y reinventarse, en palabra de algunos CEO. En otros, no ha sido ni mucho menos traumático, pues ya disponían de la estructura, digamos que estaban preparados, para llevarlo a cabo, pese a no hacer apenas uso de ella antes de esta situación.

Pregunta: Esas empresas que tenían preparada la estructura ¿Estaban esperando que esto sucediese?

Inexperto-1: Nadie, creo yo,esperaba la aparición de un virus así. Ahora bien ¿si lo que me preguntas es, si esperaban a una situación, que bajo determinados factores supusiesen un pistoletazo de salida para realizar un cambio de modelo organizativo y productivo? Pues como persona normal, no lo se. Pero ahí queda la duda.

Inexperto-2: pues no. ¿Quién puede imaginarse que un día tienes que mandar a toda la gente a su casa? En eso, hay que decirlo, no podía estar nadie preparado.

Pregunta: Si las empresas no esperaban que esto sucediese, entonces ¿por qué, si había empresas que estaban preparadas para teletrabajar, no lo hacían?

Inexperto-1: Ninguna empresa invierte dinero y esfuerzo en algo de lo que no espere sacar beneficio económico, y dedicar inversiones a prepararse para cambiar el modelo de trabajo presencial por el teletrabajo, no habrá sido, supongo, por una mera cuestión decorativa. A tu pregunta, solo se me ocurre pensar que cambiar radicalmente de modelo, puede provocar desequilibrios productivos, y en un sistema en donde la competencia es un factor fundamental, hacer de manera individual ese cambio de forma radical, puede suponer una apuesta arriesgada frente a tu competencia.

Inexperto-2: Y porque son unos cabrones…les gusta tenerte en la oficina porque desde allí se te puede putear en directo, que es mucho más efectivo que tele-joderte.

Pregunta: Pero ya había empresas que apostaban fuerte por el teletrabajo. Vamos que ya lo estaba realizando.

Inexperto-1: Si, es cierto. Habría que analizar caso por caso, pero a nivel general, y hablo de los casos que mas o menos conozco, que son empresas tecnológicas o grandes compañías, el teletrabajo que se desarrolla convive con el presencial. Además solo se había implementado en determinados departamentos o lineas productivas y en muchos de los casos ese teletrabajo consiste mas, en lo que siempre se ha denominado el “llevarme el trabajo a casa”.

Inexperto-2: Bueno, en algunos casos se hacía por una cuestión de “conciliación”, durante determinados periodos y para una parte muy pequeña de la plantilla. Muchas veces para poder decir que “fomentaban” el teletrabajo y la “conciliación”. De hecho hay empresas en las que estas cosas se hacen para que “ya que tienes el pc en casa pues este sábado puedes realizar tal o cual tarea” (ya te la pagarán en abrazos). Creo que han tenido la suerte de que una medida que concebían como “de relaciones públicas” ha sido clave para una situación como la que ahora vivimos. De hecho hay jefes (capataces) que quieren que vuelvan sus esclavos, que no rinden igual en casa que en la ofi.

Pregunta: Actualmente hay infinidad de puestos de trabajo que realizamos sentados con algún dispositivo electrónico (PC, portátil, tablet, smartphone…) ¿Tanta diferencia hay entre trabajar sentado en una oficina o hacer lo mismo en tu casa?

Inexperto-1: Mucha. La RAE define empresa como “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos”. La diferencia fundamental entre el trabajo presencial y el teletrabajo radica en que el modelo organizativo y productivo cambia radicalmente y es aquí donde surgen los dos principales puntos de conflicto.

Inexerto-2: Lo que quiere decir mi compañero es que ahora para amenazarte hay que dejar un rastro electrónico que antes con una conversación “amistosa”, por supuesto, en la máquina de café ya te dejaba las cosas claras de tu futuro laboral (en el SEPE).

Pregunta: ¿Por qué surgen estos puntos de conflicto?

Inexperto-1: Los principales atractivos, para una empresa, que tiene el trabajo presencial, son la facilidad para controlar el cumplimiento de horarios y dedicación de sus empleados/as y mas en un país como España donde se esta tan arraigado el síndrome laboral de la “presencialidad”. Quizás sea esa una de las causas por las que hasta ahora no se encontraba mas implantado el modelo de teletrabajo.

Por otro lado, las empresas que si han apostado por esta modalidad, no lo han hecho por facilitar la conciliación de sus empleados con su vida personal, sino que les han motivado más, razones de mejora de la productividad, pues les supone una reducción del espacio físico (oficinas, mobiliario, pluses de comedor, transporte…) y han considerado que el tiempo que el/la trabajador/a se ahorra en desplazamiento y la ausencia de un control de fichaje, supone una desregularización de los tiempos de trabajo, que aprovechan para sobrecargar de tareas a el/la trabajador/a .Hablamos de aquellas empresas que llevan tiempo implantando este modelo, pues en aquellas empresas que apenas han desarrollado este modelo y se han visto “obligadas” a aplicarlo, las consecuencias han podido ser mas conflictivas pues ha supuesto una sobrecarga de tareas derivadas de la falta de adaptación al nuevo medio.

Inexperto-2: yo creo que mis jefes, por ejemplo, están divididos entre lo que mola ahorrarte el gasto de luz, teléfono, mobiliario, mantenimiento que supone tenernos allí, además de todo el rollo de que tienes a la gente en casa con conexión permanente con la empresa para lo que haga falta y la falta de control efectivo sobre nuestras personas. Es decir, en tu casa te organizas como quieres (o puedes, claro, porque con 2 o 3 críos pululando a tu alrededor tu capacidad de organización es distinta. Eso sí, las teleconferencias se hacen muy divertidas a ratos con ese chaval pidiendo la merienda por la webcam).

Pregunta: ¿Parece entonces que la solución pasaría por hacer una nueva regulación de este nuevo modelo para permitir a el/la trabajador/a que recupere para sí?

Inexperto-1: ¿Tú cree? El objetivo de quienes son propietarios de las empresas y quienes en ellas sirven desde puestos de dirección y mando, es ganar dinero y obtener beneficios, y los salarios y los costes de las mejoras sociales son considerados un gasto que reduce el beneficio.

Las fuertes luchas obreras y sociales se produjeron en momentos en donde las personas trabajaban y vivían juntas, pues tenían capacidad para organizarse y perseguir juntas un mismo objetivo. Esa fue su fuerza. Las empresas son conscientes de su debilidad ante esa situación fueron modificando su modelo productivo desde mediados del siglo XX atomizando la unidad productiva e inculcando un modelo de beneficios individuales con salarios y condiciones contractuales individualizadas que les ha reportado buenos resultados minimizando la conflictividad social y laboral que les ha permitido revertir sutilmente y poco a poco ciertas mejoras y condiciones. ¿Que fuerza va a tener, con esta nueva situación, el colectivo de trabajadores/as para forzar a las empresas a reducir beneficios a cambio de mejoras para sus empleados/as?

Inexperto-2: Lo que hace falta es que se cumpla la que ya tenemos, y luego hablamos de si hay que hacer otra. Claro que para eso haría falta que fuésemos conscientes de que, por más que trabajemos con maquinitas y hagamos braindins raros y demás mierdas nuestras relaciones siguen siendo las mismas. Antes la gente ya se dejaba pisar tranquilamente sin necesidad de teletrabajar. Ahora por lo menos no tengo que verle el jeto al puto lameculos que no hace una huelga ni aunque le de su jefe de latigazos, y eso a mi estómago le hace bien.

Pregunta: El teletrabajo es, entonces¿Una liberación o un nuevo modelo de (auto)explotación?

Inexperto-2: Creo que es lo mismo de siempre, ni una cosa ni la otra. Eso sí, me estoy ahorrando la hora y media de viaje de todos los días para llegar al curro. Lo importante es que tengas claro que cuando termina tu jornada se apaga el cacharro y te vas a hacer tus cosas. No todo el mundo lo tiene claro, es evidente

Pregunta: Permite flexibilizar horarios ¿a la empresa o a quien teletrabaja?

Inexperto-2: Bueno, eso ya ocurría. Lo más que te beneficia al trabajador es la cuestión del transporte. Y no ver a tu jefe dando por saco todos los días. Por otra parte, tienes tu trabajo a golpe de ratón en un ordenador en la cómoda de tu habitación. O sea, que corres el riesgo de acabar currando gratis a cuenta de “tu responsabilidad con el proyecto”.

Nos despedimos por ahora, esperando que nuestros inexpertos tengan un buen día.