Archivo de la etiqueta: organización

El sindicato que no esta ni se le espera

El modelo sindical español se basa en la experiencia (y el éxito) de las comisiones obreras durante el tardofranquismo y en aquella cosa de la transición (pendiente todavía de un estudio crítico, estamos sentados esperando). A saber: el sindicalismo es una cuestión de la empresa que se trata a través de la negociación colectiva y el abogado laboralista de turno. Y la participación en el sindicato vertical/comités de empresa (son la misma cosa, pero ahora con un matiz “democrático” en formas de elecciones democráticas…me recuerda algo), lo que en su momento se dio en llamar “entrismo” y que tanto gusta en ciertos ambientes supuestamente revolucionarios.

Mientras, la cosa social se articularía a través de las asociaciones de vecinos, que surgieron precisamente ante la falta de organizaciones propias en los nuevos barrios obreros del extrarradio (al estar prohibidos, los sindicatos no tenían posibilidad de instalarse en esos lugares). El modelo tuvo su aquel, consiguiendo las citadas asociaciones unas cuantas victorias para los barrios en los que actuaban, como bien se recuerda todavía en las periferias madrileñas (ojo, tenemos un sesgo de lugar, ya que habitamos esa megalópolis y lo mismo otras realidades piden otros análisis). Al menos hasta que durante “el periodo sagrado” de la transición se liquidó el carácter reivindicativo de las mismas, se las subvencionó, anuló, se dio cargo a los popes de las mismas y, vaya, que lo de siempre.

Y así seguimos. Lo curioso es que incluso los sindicatos que se reclaman herederos de la tradición “anarcosindicalista”, y que fueron laminados y divididos precisamente para meter este modelo, han acabado aceptando estos modelos que priorizan lo sindical (unos dentro y otros fuera del comité de empresa, todos alrededor del mismo, por supuesto) sobre la social. De hecho, se consideran enfrentadas dentro de los mismos. Y eso los mata, nunca conseguirán salir de la estela del sindicato institucional si la aspiración de fondo es llegar a serlo.

Los sindicatos han renunciado a organizar y organizarse en los barrios, centrándose en las secciones sindicales y lo que llaman sindicatos de ramo (metal, oficinas, construcción…) dejando la organización de la cosa social en otras manos (y lo más curioso, con gente del propio sindicato participando de esos espacios). O sea, se considera muy importante tener una sección sindical en una empresa, aunque sea de forma precaria (2 o 3 locos que hacen lo que pueden en ese ambiente hostil que es el centro de trabajo, hasta que los despiden o se queman) y no se ve la necesidad de buscar la organización en el barrio, que, por lo que se infiere, debe estar en manos de otra gente…modelo comisiones, pero les criticamos mucho.

Y, claro, hay consecuencias.

La primera que la gente no va al sindicato si no le despiden o algo así (ya sabéis, obrero despedido, acuerdo en el smac), porque te pilla en San dios (sesgo de ciudad, etc.) y, encima, no tienes nada que hacer allí salvo entrar en sus dinámicas destructivas (lo siento, pero es lo que hay) o, en los mejores casos, ayudar en los conflictos (que suelen ser unos cuantos) que mantienen en marcha.

Al dejar la iniciativa de lo social en otras manos las cosas que se derivan de esto van a tener el tamiz político que definan estas gentes (o sea, olvídate de hablar con tu voz, si vas a alguna historia te van a tener preparado hasta el manifiesto). Se dan casos extremos en los que directamente se renuncia a presentarse como organización de carácter social y político para no “molestar” a los aliados coyunturales. Somos anarquistas en la intimidad.

Y, encima, al no estar donde esta la gente, te aburres y te dedicas a tus cosas (a pelearse por los locales y las siglas…o un concepto de memoria histórica centrado en 3 años concretos). Las situaciones de exclusión y precariedad pasan por debajo del radar. Ni te enteras de cuantas horas pringa el camarero que te pone la birra (camarero que si se presenta en tu puerta es porque le han despedido, tenlo claro) ni si le hacen contrato a un trabajador extranjero, ni eres la primera opción para que la gente se organice, que era lo que te gustaría.

Porque no estás donde tienes que estar, ni a lo que tienes que estar. No estás con la gente. O sea, ya no eres sindicato. Eres una agencia de abogados reivindicativa.

El sindicato debe estar en el barrio y currar para el barrio.

El líder tóxico

Nos encanta la sátira, de entre los géneros de comedia es de los que más nos divierte y da vidilla. A través de la sátira se dicen aquellas cosas que en un contexto más serio da reparo señalar, por si alguien se ofende. El bufón era el único que le decía a sus señor la verdad sobre su persona o gestión, aunque a veces pagaba caro su atrevimiento (si te pasabas de graciosillo podías perder, literalmente, la cabeza).

Dentro de este género, La vida de Brian es una película gloriosa que, si alguien no la ha visto, debería (aunque quizá quiera cortarle la cabeza a alguien si atiende bien). Las azarosas desventuras de Brian, al que llaman Brian, han provocado más risas y placer malévolo que cualquier otra cosa que podáis imaginaros (excepto, quizá, un debate sobre el estado de la nación).

Y, también, nos dan uno o dos apuntes sobre las organizaciones políticas, las religiones, la psicología de masas y las dinámicas internas de todo eso.

Los Python, estoy convencido, en algún momento tuvieron que tener contaco con alguna de esas organizaciones (pretendidamente) revolucionarias que pululaban en la Europa de los 60, tipo Frente Popular de Judea (o cenetés varias y sus distintas variantes de siglas, por nombrar algo que conozcamos por aquí). A través del pobre Brian nos avisan de lo abusrdo de determinados grupúsculos, su sectarismo, sus dinámicas destructivas y su ridícula arrogancia y orgullo (y no de clase, precisamente).

De lo que también nos habla, y pasa muy desapercibido, es de la figura tóxica del líder de la causa, la persona que ejerce como líder de la causa, ya sea formalmente (o sea, con cargo) o informalmente (sin cargo, pero con fuerza “moral”). Reg, genialmente interpretado por John Cleese, es un individuo egocéntrico, autoritario, ruin y cobarde que dirige con mano de hierro en guante de esparto el Frente Popular de Judea, frente a la dominación romana (excepto los fabricantes de vino, carreteras…).

Hablamos de “brianismo” cuando una organización (o varias) entra en determinadas dinámicas. Pero lo cierto es que Brian es sólo un medio judío desgraciado al que acaban crucificando porque, vaya, la vida es absurda y a ti te ha tocado la china (en este caso en forma de madero cruzado a la espalda). Realmente es Reg el que mete a su grupo en misiones abusrdas y sin sentido (como el secuestro de la mujer de Pilatos, del que por cierto se escaquea). Es la gente como Reg quien expulsa del grupo a cualquier disidencia (y, ojo, toda mente pensante es “disidente!” en algún momento a ojos del líder) generando con ello más mini-versiones del Frente Popular de Judea (FPJ, sector oficial) que compiten entre ellos más que contra el Imperio Romano (odiamos más al Frente Judaico Popular más que al Imperio Romano), con líderes igualmente estúpidos e ideas muy parecidas en su absurdez. Y es Reg quien decide no rescatar a Brian cuando es apresado y crucificado por, precisamente, hacer caso a un líder tan loco como egocéntrico que considera su martirio positivo para la causa.

La vida de Brian nos deja un mensaje bastante claro y explícito sobre líderes y liderazgos. Esencialmente tóxicos y peligrosos, tanto para el grupo como para la causa que defiende el grupo (el que sea). Y es que el líder al final defiende intereses propios y distintos a los que son los intereses del grupo y la causa que dice defender el grupo. Ojo con esto último, los intereses de la organización no son siempre los mismos que los intereses de la causa, pero eso lo dejamos para otro día.

Mucho cuidado con seguir a mesías o libertadores. Esa gente siempre acaba mal, o crucificados o en un consejo de administración. Y por el camino os dejarán en la ruina. Pero la película será buena.

https://youtu.be/_tuA8kqYDIk

El hooligan

Continuamos con nuestra serie sobre manipulación de asambleas. En esta ocasión vamos a hablar de un biotipo raro pero necesario para todo buen manipulador que se precie: el hooligan, o fan incondicional. Dentro de toda asamblea más o menos grande (o sea, que tenga cierta entidad, si tu asamblea es de las pequeñitas la manipulación no tiene lugar, simplemente convences a los otros dos de tus posiciones, por absurdas o egoistas que sean (desengáñate, tú no quieres hacer la revolución ni nada parecido. Tú quieres alimentar tu ego, y tu ego tiene mucha hambre). En tu asamblea ya habrás formado tu grupo decisiorio, con el que conviertes tus designios en “decisiones de asamblea legítimas”. Pero además conviene que haya gente ajena al grupo que apoye y siga los designios dictados por el líder carismático (tú). Y este es el hooligan o fan de la asamblea.

No nos conviene que el hooligan esté metido en nuestro grupo de influencia. Podría descubrir cómo se toman estas decisiones y para qué, lo que le elimina como hooligan. Al hooligan hay que tenerle convencido de que está en una organización asamblearia, horizontal, revolucio-algo y toda esa mierda que no te crees. Al hooligan, ojo, no lo eliges, el hooligan es.. Es el tipo de persona al que todo le parece bien, todo es maravilloso y que vive convencido de que sólo dentro de nuestra asamblea se puede llevar a cabo nuestros proyectos revolucionarios (o por lo menos, que te de para dar una chapa en alguna okupa o el ateneo de Tomelloso). El hooligan, sí, vive en Narnia.

Siempre hay alguien así: es gente maja, simpática y con un sentido crítico orientado hacia el exterior y anulado completamente hacia la propia organización (tienes que estar atento de lavarle el cerebro convencerle de ello periódicamente, esta gente lee y la gente que lee acaba pensando por sí misma si la dejas sola).

Necesitas tener controlado constantemente a tu hooligan porque siempre verá cosas raras, como por ejemplo un comportamiento errático de su líder carismático (insistimos, ese eres tú, créetelo, joder!) y habla y se relaciona con todos los miembros de la asamblea, no como tú que no te soporta media asamblea. Y es bueno que hable con el resto, para convencerles de tus posiciones, dado que buena parte de la asamblea a estas alturas ya no te soporta. Normal, les mola la cosa esa de la toma de decisiones en común, la asamblea, el debate y pensar entre todos. De verdad, qué pesados!

En definitiva, querido manipulador asambleario, un hooligan es necesario en tu asamblea. Cuídalo, él se encargará de dar la brasa al resto con las bondades de la “organización revolucionaria”. A liderar por tí, por supuesto. ¡Suerte!