Archivo de la etiqueta: escritoras

DESCUBRIENDO ESCRITORAS

Estamos en tiempos de regalos y qué mejor que un libro para que la persona que lo reciba pueda encontrar un mundo nuevo.

Los libros deberían ser asexuales, es decir, un libro es un libro ya sea escrito por un hombre o una mujer. Un libro es para ser leído, disfrutado, manoseado, imaginado,… por toda aquella persona que lo encuentre y lo lea. Los libros acompañan, enseñan, hacer soñar, muestran otras vidas o todas las vidas.

Pero si esto es así ¿por qué cuesta tanto atribuirles ciertas obras a mujeres escritoras? ¿ Por qué se busca la excusa del género literario para atribuirles autorías diferenciadas por género hombre/ mujer? ¿Por qué cuándo destacamos un libro escrito por una mujer se acude a su única o mejor creación y cuando es a un hombre es otra de sus obras maestras?

Es obligación de todas y todos reivindicar a las autoras, dar visibilidad a las mujeres autoras que las editoriales no tengan que poner las iniciales porque una mujer no puede escribir ficción a la altura de los hombres ( J.K. Rowling y un largo etc.) Ya no usan seudónimos masculinos (George Sand pseudónimo de: Amantine Lucile Aurore Dupin ) para poder publicar pero se sigue marginando en función de que sectores y no reconociendo que las mujeres no escriben para mujeres escriben para personas.

Además de rescatar del olvido a todas aquellas mujeres que a lo largo de la historia han escrito obras en los distintos géneros literarios.

Nos gustaría fijar la atención en dos autoras que este grupo ha trabajado en sus grupos de lectura: Mary Shelley (Frankestein) y U. K. Leguin ( Los desposeidos y La mano izquierda de la oscuridad).

Respecto a la primera cabe preguntarnos que si el autor hubiera sido masculino no se resumiría a una historia de miedo escrita en una noche de tormenta sino que hubiera tenido sesudos estudios de que se quería contar en cada línea con tientes científicos y filosóficos. Es ahora 200 años después cuando se está empezando a desgranar la obra para encontrar ideas terriblemente modernas que adelantó Shelley en 1818.

La segunda, Úrsula K. Leguin tuvo algo más suerte porque ha ganado y ha sido reconocida en en la genialidad de sus obras y en un género en el que se destaca las obras de los hombres pero no tanto de las mujeres, cuando hay autoras no sólo a la altura sino más alto que muchos hombres. Todo esto no le valió a Úrsula en sus comienzos cuando lo único visible era su apellido precedido de sus iniciales para esconder el Úrsula.

Estos son solo dos ejemplos, pero hay multitud, al igual que debemos preguntarnos por qué se estudian épocas completas sin mencionar a ninguna autora (Generación del ´27 en España). Es hora de abrir visillos que han estado ocultando a tantas y tantas mujeres o detrás de sus parejas o cayendo en el olvido en una caja.

No sigamos la corriente y paremonos a pensar qué nos quieren inculcar desde pequeñas, cuando nos recomiendan unas lecturas y no otras. Porque como empecé diciendo, los libros son asexuales, son historias listas para que alguien las encuentre, pero eso será cuando las mujeres tengan el mismo protagonismo que los hombres en la literatura. Mientras tanto tendremos que luchar por reivindicar a las mujeres escritoras.

Para profundizar en este tema:

https://ctxt.es/es/20181226/Culturas/23440/literatura-mujeres-igualdad-nerea-balinot.htm