Archivo de la etiqueta: democracia

El voto antifascista

Por cosas de la vida, en Madrid volvemos a vivir nuevas jornadas históricas en las que todo se decide alrededor de ese acto inane consistente en meter un papel en una urna de plástico con el nombre del partido que ejecutará esa colosal tarea: la de dirigir nuestras vidas y ordenar la parte del Estado que les toca para proporcionarnos esas cosas tan necesarias como la Sanidad, la Educación, la Cultura y demás elementos importantes. Y la policía. El Estado nos da también policía y ejército, aunque ni los necesitemos ni los hayamos pedido. Bueno, uno es raro y prefiere tener cerca un médico antes que un policía.

He de confesar que este circo a tres pistas, que llamamos “campaña electoral”, me divierte más que a un tonto un lápiz. Para espanto de amigos y conocidos, disfruto con regocijo de esa perversión casi diaria de tertulianos políticos defendiendo con pasión sus posicionamientos alrededor de las más diversas cuestiones. Me resulta deslumbrante cómo mienten desde la pantalla de plasma (echo de menos poder decir catódico, me gustaba la palabra) en función de los argumentarios del partido político que defienden o de las últimas, a veces delirantes, declaraciones del gran líder (o Gran Timonel, como les gusta a los maoistas) de turno.

Sí, probablemente el partido político, el que sea, es una de las peores cosas que le ha pasado a esta sociedad, si acaso crees que deberíamos caminar hacia un horizonte de libertad, justicia e igualdad (que no uniformidad, conviene no confundirlo). Pero en mi perversa mente escucho con regocijo los argumentos de unos y otros a favor de sus absurdos posicionamientos.

Bien, al lío. En este caso la lucha partidista (¿lucha? ¿Alguien se cree que esta gente está en alguna lucha que no sea buscarse un bonito retiro en Iberdrola? ¿Sí? Me alegra que seas feliz) gira en torno a la dicotomía comunismo/fascismo. Los de las derechas (más o menos extremas) se presentan con el lema “comunismo o libertad”, argumentando que un gobierno formado por socialdemócratas (básicamente, los entornos de IU, cuyo programa es netamente socialdemócrata) y tecnócratas (psoe) va a generar una dictadura bolivariana que blablablabla (agotan, ¡que gente más pesada!). Según ellos su gobierno preservará las libertades individuales (concretamente las de evadir impuestos de las grandes fortunas) frente al comunismo, que es naturalmente contrario a la “libertad”. Lo que es profundamente falso, que aquí todos somos muy fans del “comunismo libertario”. Precisamente por eso pasamos bastante de estas cosas.

Los otros nos piden el “voto antifascistas”. Según estos hay que confiar en que un gobierno de “izquierdas” es la única manera de parar el fascismo, que amenaza con ocupar las instituciones. Diríase que no tienen otra cosa que ofrecer a sus potenciales votantes. Su mejor baza es no ser fachas y por eso ponen el acento en esa cuestión, que hay fascistas más o menos específicos en el parlamento (la asamblea de Vallecas). Claro, nadie parece caer en la cuenta de que, vaya, lo mismo el fascismo (o la ultraderecha, porque no toda la ultraderecha es “fascista”, aunque usemos el término para aclararnos) sube como la espuma ante la falta de soluciones efectivas que ofrecen a su público, las llamadas izquierdas, cuando ocupan el sillón de mando. Ni eliminan los desahucios, ni acaban con la especulación o la gentrificación, ni aplican planes de urbanismo que no incluyan el desarrollo de gigantescos barrios de viviendas aisladas (esos lugares horribles que llamamos PAU’s, donde sólo te puedes mover en coche y desaparece el concepto de barrio), ni aplican legislación laboral a favor del trabajador, ni eliminan legislaciones liberticidas como aquella “Ley Mordaza”…claro, por lo menos no son fascistas. Que bien, que majos.

Y que además incurren en un error de concepto. No es cierto que ahora el fascismo amenace con entrar en las instituciones. El fascismo lleva insertado en las instituciones desde toda la vida, forma parte de ellas. El estado español es un estado con un componente “facha” bastante importante. No es cierto que se combata al fascismo desde el escaño parlamentario o el puesto en la administración pública. No lo han hecho nunca y no van a empezar ahora.

Al fascismo se le combate en el día a día. Desde la calle, en la asociación en la que estés, donde realmente se vertebran las sociedades. El voto antifascista es mentira. Porque al estado, al sistema el fascismo no le molesta. Lo utiliza como forma de control social. O nosotros o el caos, te dicen. Lo mismo necesitamos caos, y alternativas reales a un orden social que reprime y está en contra de la vida de la gente.

En definitiva, queremos la Anarquía. Aunque nos divierta mucho este circo.

democracias y consensos

Democracia divino tesoro
Es la palabra comodín, el santo y seña

(Habeas Corpus. “Democracia divino tesoro”)

Democracia. Constitución. Consenso. Ciudadanía. Con cuatro palabras (o derivadas) hoy día se construye un discurso político. Lo siento, el nivel está así de lamentable. Da igual de lo que se este hablando, de lo burro (xenófobo, racista, autoritario) que sea el fondo (o el todo) del mensaje a transmitir. Si en medio se cuenta que se hace en nombre de “la democracia”, atendiendo al “Consenso Constitucional” y por el bien de “la Ciudadanía y nuestros valores Democráticos”…pues, oye, cuela y nos la comemos con patatas y en pepitoria.

En los baños más sórdidos del congreso está escrito: la ciudadanía traga.

Se me olvidaba, a todo esto, que a veces se cambia “constitución” por la expresión tipoRégimen de Libertades” (viene a ser lo mismo, pero es una expresión que me encanta, por lo absurdo e irónico que tiene, especialmente en boca de un político). Lo del “Régimen de Libertades” se comenta, sobre todo, cuando, de alguna torticera manera, van a restringirse las, pues eso, las libertades.

O sea, que estas palabrejas, en realidad, están vacías de contenido (o al menos de su contenido original, en estos tiempos el significado de las palabras muta de discurso en discurso y de momento a momento) y su inclusión en nuestro vocabulario suponen un mero adorno gramatical para disimular lo que se está diciendo. O lo que se está queriendo no decir, no se si se me entiende.

Se procura cambiar la percepción que se tiene de otras palabrejas si acaso se necesita que tengan que ser aceptada acríticamente (pista: todo lo debes aceptar acríticamente. Sí, aquello otro también. Es lo justo, lo democrático, lo Constitucional).

Por ilustrarnos, vemos en un telediario dedicar un corte entero para explicar que “toque de queda” es una expresión que suena “demasiado dura” porque solo se había aplicado (hasta ahora) en casos de guerra (aquí me imagino a un payaso chocando los platillos). Y es que resulta que el toque de queda es una medida que se aplica, sobre todo, en caso de guerra y por eso nos parece una medida muy “militar”. Así que hay quien al toque de queda lo está llamando “restricción nocturna de movilidad”, que suena como mucho más cuqui que eso del “toque de queda”, que suena a esos sitios donde los Ford Falcon negros se pasean por las calles en la noche.

Son geniales. Orwell estaría orgulloso. Cualquier día retiran los fusilamientos del 3 de mayo del Museo del Prado porque dan “una imagen distorsionada” de lo que viene siendo un “fusilamiento Democrático dentro de nuestro Consenso Constitucional en el Régimen de Libertades que nos ha sido dado“. Claro, que Orwell creía que lo que escribía era ficción y no un tratado para tiranos.

Son tiempos orwellianos, de “doblepensar”, de neolenguaje, de posverdad (o como se diga). De retorcer el lenguaje para decir lo que no se dice. Y nos toca aprender a distinguir entre lo que nos dicen y lo que realmente nos están diciendo. Buena suerte y ojo a quien te hable de “democracia”, seguro te está engañando.