Archivo de la etiqueta: anarquismo

Cita III de “La conquista del pan”

Pero nosotros esperamos otra cosa de la revolución. Vemos
que el trabajador, obligado a luchar penosamente para vivir, está reducido a no conocer nunca los grandes placeres –los más altos accesibles al hombre– de la ciencia y, sobre todo del descubrimiento científico, del arte y, sobre todo, de la creación artística. La revolución tiene que garantizar a cada uno el pan cotidiano, para asegurar al mismo tiempo esas satisfacciones, reservadas hoy a un pequeño número de personas: el tener tiempo libre luego del trabajo y el poder desarrollar sus capacidades intelectuales.
El tiempo libre después del pan: he aquí el supremo objetivo.
Ciertamente hoy, cuando a centenares de miles de seres humanos les falta pan, carbón, ropa y abrigo, el lujo constituye
un crimen: para satisfacerlo, es necesario que al hijo del trabajador le falte el pan. Pero en una sociedad donde nadie padezca hambre, serán más vivas las necesidades de lo que hoy llamamos lujo. Y como no pueden ni deben asemejarse todos los hombres (la principal garantía del progreso de la humanidad es la variedad de gustos y de necesidades), habrá siempre, y es de desear que los haya siempre, hombres y mujeres cuyas necesidades, en determinada dirección, estén por debajo de la media.
[…]
Confesamos con franqueza que, al pensar en los abismos de miseria y sufrimiento que nos rodean, al oír las frases desgarradoras de los obreros que recorren las calles pidiendo trabajo, nos repugna discutir esta cuestión: ¿cómo se hará en una sociedad en la que nadie tenga hambre, para satisfacer a cualquier persona deseosa de poseer una porcelana de Sèvres o un vestido de terciopelo?
Por toda respuesta estamos tentados de decir: aseguremos primero el pan. En cuanto a la porcelana y el terciopelo, se verá mas tarde. Pero ya que es preciso reconocer que además de los alimentos el hombre tiene otras necesidades, y puesto que la fuerza del anarquismo está precisamente en que comprende todas las facultades humanas y todas las pasiones, sin ignorar ninguna, vamos a decir en pocas palabras cómo podría conseguirse satisfacer todas las necesidades intelectuales y artísticas del hombre.
La conquista del pan. Piotr Kropotkin

Grupo de lectura La conquista del pan

Como resultado de nuestro último grupo de lectura del día 4/11/2017 durante diez días publicaremos fragmentos seleccionados del libro la conquista del pan.  En formato de citas breves.

una película de ficción y mentiras

Parece que esta semana se acaba la película de ficción y mentiras que llevan meses trasmitiendo en nuestras vidas cotidianas.

Ahora empezamos con la de terror (un mal terror). Este sábado se formará gobierno. Y mientras tanto ¿qué estamos haciendo? ¿Qué hemos hecho para llegar hasta aquí? Si, hace unos días se llenaron las calles de personas protestando por las reválidas.

El sábado se hará otra mani tipo…rodea el congreso… Pero… ¿qué se ha hecho hasta hoy? ¿Por qué hemos llegado a esta mierda?
En mi opinión porque se sigue creyendo en esta democracia de libertad por ir a  votar (me da igual al partido), porque se sigue delegando nuestras vidas a un sistema capitalista, superficial y conformista.

Pensamos que por cambiar de actores, la película será diferente o mejorará, lo que no estamos viendo es que el escenario y el contenido es el mismo. Una ficción casposa y retrógrada,con actores sin formación y ansiosxs de poder.

Igual lo que hay que plantearse seriamente, es buscar cine de buena calidad, y darse cuenta que en esta sociedad capitalista, clasista e inhumana no vale solo con votar cada cuatro años y aguantar lo que nos echen. Es triste ver la crisis en que estamos metidos (que nos han metido) y ver las calles vacías de gente, de lucha, de rebeldía.

Es indignante ver todos los días noticias de políticos corruptos, mentirosos e incompetentes… y que a pesar de eso siguen saliendo reelegidxs o se sigue manteniendo a esos partidos políticos que solo buscan fama, pasta y mantenerse en el poder.
Y me sigo preguntando,

¿Qué hacemos mientras tanto?

Me considero una persona optimista y luchadora… pero cuando veo que ahí fuera va ganando el capitalismo me entra un poco la desesperanza… empieza a calar el miedo de esta película de mal terror, y ¿por qué? Porque estamos dormidas. No queremos ver lo que nos rodea, las marionetas que quieren que seamos, porque quitarnos esa venda de conformismo casi da más miedo, porque solo se busca esa calidad de vida que pensábamos que teníamos y que nunca volverá. Porque la dignidad se pierde en estos trabajos de mierda que tenemos, porque las palabras compañerismo, lucha y libertad han perdido su sentido y significado.


Vivimos en  una sociedad resignada, educada para asumir y no pelear. Educada en el miedo y en las mentiras. En pensar que es mejor valorar por lo que se tiene y no por lo que se es. Porque se vive en un individualismo absoluto y no en un colectivo, porque nos da miedo sentir. Porque nos educan en el MIEDO. Herramienta increíble para tener el control.

Me considero anarquista, por lo que este sistema de partidos, estado y democracia no me lo creo, y me entristece ver que cuestionan más esa vida libre y libertaria que a un sistema podrido. Con esto no quiero dar lecciones a nadie, solo quiero entender y saber porque no nos movemos, avanzamos y sobre todo cuestionamos este sistema. Sistema que nos ahoga cada vez más y nos hace caminar como  borregos. Porque solo se queda en la crítica a la forma y no al contenido.

Tenemos que creernos que hay que luchar para cambiar este sistema desde la base, que pelear día a día dará sus resultados y hacerlo por nosotrxs mismos, poco a poco, y no esperar a que nos dirijan, nos lleven y nos den las soluciones.


¿En serio nos creemos que van a dejarnos decidir cuestiones de nuestras vidas? ¿Qué nos van a dejar ser libres? ¿Qué podemos autogestionarnos en tiempo, ideas, pensamientos…? Sería la muerte de ellos mismos. De su poder.

Por eso creo que hay que dejar de ver películas que nos impongan y empecemos hacer las nuestras. Siendo nosotrxs los actores y eligiendo la temática que queremos y nos gusta.

Por eso a pesar de la tristeza, rabia e indignación que tengo hoy seguiré luchando, moviéndome siempre con una sonrisa sin decaer y sin perder los ánimos.

Hoy más que nunca quiero esa anarquía bella en la que creo.