Archivo de la etiqueta: 8 mayo

MÁS ALLÁ DEL 8 DE MARZO

Aprender a ser personas fuertes que no tengan miedo a equivocarse sino que sean conscientes de que se equivocarán y aun así vivan experiencias y se enfrenten a ellas.
Esto que parece sencillo y lógico no se aplica por igual si eres mujer u hombre, si eres mujer te enseñan a tener miedo, a ser dependiente, a que tu estado de ánimo es proporcionado por los
demás y no por ti, a tener que ser la mejor en todo ( madre, trabajadora, hija,…) siempre sacrificándose por los demás a favor del cuidado, a creer en fantasías como el amor romántico pero envuelto en una necesidad inherente a ser amada, y sobre todo a que pase lo pase no te defiendas.
Esto que nos dicen cuando somos pequeñas y que nos penetra en la piel y en el cerebro tanto a las niñas como a los niños, se traslada a la edad adulta en la que la mujer es considerada inferior, desvalida, necesitada de protección,… Nunca seres fuertes e independientes por eso el 8 de marzo hay que recordar que la mujer es fuerte, es independiente, tener que empezar no a empoderarse como las campañas oficiales que llevan años repitiendo lo mismo, pero que terminan siendo sólo eso palabras, palabras que todos los 9 de marzo se olvidan.


Hay que salir, luchar, vivir y sobre todo perder el miedo a ser mujer y defenderse, porque no podemos permitir ningún tipo de agresión hacia ninguna mujer pero tampoco hacia ningún hombre. Somos anarquistas y en nuestra práctica se tiene que notar nuestras ideas, nuestra forma de vivir y de pensar, desterrando cualquier comportamiento machista, autoritario,.. Como sucede en la sociedad en los ámbitos anarquistas también hay menos mujeres que hombres, porque la política, la acción y la defensa se consideran aptitudes masculinas. Tal vez es hora de demostrar tanto las mujeres como los hombres anarquistas que somos libres e independientes y que entre nosotras no existe la diferencia, los comportamientos machistas,… Y para ello el primer paso es hablar de ello, ser valientes tanto unas como otros y denunciar, aislar y reeducar en cierto tipo de comportamientos.
No somos más listas, ni más valientes, ni más nada que ninguna otra mujer, lo único que nos diferencia es al igual que a nuestros compañeros que creemos en que la felicidad la consigue
cada persona ejerciendo ante todo su libertad de elección y practicando el apoyo mutuo. Pensemos como compañeras y compañeros, no las mujeres y los hombres que nos han venido dictando desde esa educación machista retrógrada castrante.
No dejemos que elijan por nosotras ni por nosotros, somos seres pensantes y conscientes, y podemos tomar nuestras propias decisiones.
Podemos defendernos las unas a los otros y viceversaS
Nadie debe vivir a la sombra (a través) de nadie, ni mujeres ni hombres, somos independientes y libres para vivir según decidamos hacerlo.


HAGAMOS DE TODAS Y TODOS ESTA LUCHA porque si no los resultados no serán inclusivos sino excluyentes.
ORGULLOSAS Y ORGULLOSOS DE SER MUJERES Y HOMBRES ANARQUISTAS, COMPAÑERAS Y
COMPAÑEROS.