No queremos piñatas en la fiesta de la democracia

El 30 de Marzo fueron detenidos 38 compañer@s anarquistas acusados de los delitos más peregrinos. Lo han llamado Operación Piñata y ha servido de colofón a la Operación Pandora (también contra anarquistas), y a las múltiples operaciones policiales que han tenido lugar en paralelo contra el temible “Peligro Islámico”. Parece que el inminente colapso del Gobierno del PP, por los escándalos de corrupción y por la recuperación económica que nunca llega, han forzado a este Gobierno, con el apoyo silencioso del resto de organizaciones políticas,  a buscar varios “enemigos” para desviar la atención y crear un estado de alerta sobre el otro, sobre el diferente.

Probablemente necesiten del “enemigo terrorista” para justificar la escalada represiva, o para conseguir más apoyo electoral, tal vez sea odio ideológico. O sencillamente porque hacemos una crítica radical al sistema y somos una minoría, o a lo mejor porque en la memoria colectiva aparecemos vinculados al caos y el terrorismo. De cualquier forma las y los anarquistas no somos lo que pretenden hacerte creer. Creemos en un mundo nuevo, un mundo sin jerarquías y desigualdad, un mundo en el que las personas se ayudan mutuamente en vez de competir entre ellas.


Los anarquistas tenemos claro que si hay que señalar un enemigo de la humanidad, este es el Capitalismo, con sus ricos empresarios y accionistas, sus burócratas políticos y sindicales, sus ejércitos, juzgados, policías y cárceles; en resumen, un régimen que oprime a la inmensa mayoría de la población y destruye toda forma de vida libre (incluyendo la naturaleza) con el fin de llenar los bolsillos de los poderosos y mantener las jerarquías que hacen esto posible.

Por lo tanto, que nos acusen de querer destruir su glorioso Sistema y de emprender nuevas formas de vida es cierto, pero según sus reglas no es ilegal. Si no echarle un vistazo a la Constitución Española (Artículo 20.1 a)
“Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.”
Con este texto no buscamos darte pena porque no somos los únicos perseguidos por este Estado, nuestro objetivo es que seas libre en tus ideas y opiniones, que busques información y no te creas todo solo porque el Estado, el gobierno o un medio de comunicación te lo indique. Sal a la calle, escucha, lee,… y después decide y actúa desobedientemente.

Libertad Anarquistas detenidos

Por la Revolución Social hacia la Anarquía