Elogio de la Propaganda

Estos días todos denostamos la propaganda en la que se han metido los distintos gobiernos del territorio. Unos con más habilidad que otros, unos más divertidos que otros, todos intentan colarnos su relato y “liderar” el cuento, acerca de lo que está ocurriendo y, sobre todo, lo que vamos a vivir en los próximos años. Y el por qué. Mientras, los de abajo despotricamos contra toda esta invasión propagandística por parte de las altas instancias del Estado (central, autonómico, municipal, “periodístico”…) tildando las informaciones de pura propaganda política, con todo el desprecio del mundo.

Y no tenemos razón, al menos en lo que es la propaganda en sí misma y su utilidad en el debate político. Hemos olvidado el valor, utilidad y servicio que la propaganda puede dar a la difusión de nuestras ideas y plantear debate. De hecho, en vez de despreciar tanto las alocuciones y desbarres de cierta derecha ultramontana (fascista? Medieval? Son más hijos de Torquemada que de Mussolini, yo diría) deberíamos analizar las formas y modos en las que con sencillas ideas clave consiguen llevar el debate hacia el sitio que les conviene y se sienten cómodos. Esta ultraderecha ha conseguido lo que parecía más difícil en gente que admira a personajes de la calaña de Millan Astray o Blas de Lezo (esa admiración por gente que va perdiendo partes de sí mismo por ahí tiene que tener alguna implicación psicológica, y no muy favorable): conectar. Consiguen que determinado tipo de gentes, no necesariamente hijas del Barrio de Salamanca conecten y empaticen con ellos. Y esto puede darnos miedo, pero no es para despreciarlo sin más.

La propaganda siempre se ha usado en el contexto político. Algunos de los referentes más importantes del anarquismo eran, en realidad, grandes propagandistas de nuestras ideas (de La Idea). Emma Goldman, Alexander Berckman, Louise Mitchel, Anselmo Lorenzo, Sebastien Foure, etc, dedicaron buena parte de su obra a labores propagandísticas. O no es verdad que los ciclos de conferencias que hacían no se correspondían con el interés por difundir La Idea? Obras como el “ABC del Comunismo Libertario” de Berkman o los famosos diálogos ficticios que se preparaba el gran Malatesta, no son sino obras de propaganda. Y son, desde nuestro punto de vida, una maravilla muy recomendable para cualquiera que quiera acercarse a comprender y asimilar las ideas anarquistas.

El problema no es, de ninguna manera, la propaganda en sí misma. Ocurre que si tus ideas son una mierda tu propaganda irá en ese sentido y resultará una exaltación del racismo, la xenofobia y el militarismo. Pero lo problemático no es que se haga propaganda, sino más bien que tus ideas son una mierda y se reflejan en tu mierda de propaganda.

En el mundo anarquista nos conviene empezar a aprender algunas lecciones de nuestros enemigos y empezar a diseñar mejor nuestra propaganda. No podemos seguir dirigiéndonos a nosotros mismos (de verdad, yo ya estoy convencido, no hay que insistir), tenemos que empezar a plantear nuestras posiciones a la población en general y articular nuestro discurso de manera que sea inteligible para la gente en general, anarquistas o no. Especialmente debemos pensar si no son cercanos o no han tenido contacto con las ideas libertarias (por cierto, “libertario” es un hallazgo genial del anarquismo francés), que puedan entender lo que queremos decir. Dejemos de quejarnos de la propaganda de los demás y hagamos que la nuestras sea buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *