¿Cuál es el objetivo real de nuestro sistema educativo?

Esta pregunta deberiamos tenerla en la cabeza padres, madres y sobre todo profesores/as y maestrxs.

Nuestrxs niñxs, adolescentes salen de la escuela/colegio sin ganas de aprender, pensar, leer….
Huyen de la actitud de inteligencia, del arte, de la ciencia…
Han perdido toda iniciativa de creatividad, de imaginación. De conceptos tan innatos como la solidaridad y el compañerismo. Viven en una lucha continua de quien es el/a mejor, todo en base a la competitividad.

Cuando me hago esta pregunta y veo los resultados, pienso que la enseñanza oficial( sea privada o estatal) ha cumplido su objetivo:

Ha amueblado de conocimientos la inteligencia pero ha matado en ellxs el amor de aprendizaje, ha matado el afán de autoeducarse.


¿Por qué?

Porque la vida de lxs niñxs en su propia esencia es rebelde y eso es peligroso.
La esencia de lxs niñxs es aprender, curiosear y cuestionar todo.
Este “germen” es peligroso dejarlo crecer. Peligroso para poder seguir manteniendo este estado de capitalismo puro.
Peligroso porque si esa rebeldía sigue creciendo, cuestionando y autoeducandose puede destruir el poder, el miedo y empezar a creer que podemos ser libres, libres para formarnos, aprender y dirigirnos nosotrxs mismxs.

Por todo esto, es importante tener claro nuestro objetivo como docentes, ser fuertes y no caer en su trampa, saber q somos una parte importante para destruir este sistema educativo que tenemos. Nosotrxs no podemos fomentar q siga manteniendose asi.

Hay que creer en esa fuerza de lxs niñxs, seguir creciendo con ellxs y no caer en el autoritarismo para aplastar al “indisciplianado”, al “inadaptado”, igual ellxs son los que nos enseñan el camino de la vida y nos estan dando herramientas para luchar y cambiar.