Archivo de la categoría: comunicados

Muerte a los gilipollas

Esta frase se leía en el jeep del coronel Dronne a su entrada en París, a finales de agosto de 1944. El coronel Dronne tenía mando sobre La Nueve, la compañía adscrita a la legión francesa compuesta, en su mayoría, por veteranos de la Guerra Civil Española. La mayoría anarquistas, con algunos republicanos, socialistas y algún que otro comunista. La epopeya de esta gente es bien conocida (o debería serlo), desde el exilio en África pasaron de los campos de concentración a alistarse al ejército de la llamada “Francia Libre” de De Gaulle dentro de la divisón Leclerc. La gente de La Nueve bautizó sus vehículos con nobres alegóricos a su procedencia y sus sufrimientos, así se veían blindados con nombres como “Guernica”, “Guadalajara” o “Don Quijote” (si hay dudas sobre la afiliación libertaria de buena parte de esta gente que bautizasen con el nombre del caballaero de la triste figura a uno de sus blindados debería despejarlas, pero de eso ya hablaremos otro día). Y, claro, intentaron llamar a uno de estos trastos como “Durruti”, cosa que el alto mando francés prohibió (un militar es siempre un militar, por muy francés de la francia libre que sea), así que le cambiaron el nombre por “los Pingüinos”, que es como despectivamente se les llamaba a los españoles. El más divertido, no obstante, fue este “Muerte a los Gilipollas” (aclarar que todos estos nombres estaban en francés), dedicado con indudable cariño y respeto al alto mando francés y, en general a aquellos que desde sus filas entorpecen, estorba y tocan los huevos a la gente hasta el hartazgo ya desmoralización de la tropa rasa.

Diríase que nuestros espacios siguen llenos de esos mismos gilipollas, o quizá se han reproducido hasta invadirlo todo. Gentes con más ego que capacidades, “líderes” impostados de algún “movimiento obrero/libertario” (aunque hablar de “movimiento” en cualquiera de las dos cuestiones no deja de tener su punto cínico). Su labor consiste en aplicar las buenas tácticas, evitar la decisión común del colectivo, asegurar que la “lógica” y la “racionalidad” se imponga en la estrategia común . Por supuesto, esta estrategia la definirán ellos, que para eso ejercen el liderazgo y el control, siempre el control.

Esa gente pedirá cargo, mando y control mientras pregona a los cuatro vientos la importancia de su “orientación” y “liderazgo”. Nadie se lo ha pedido, ni la orientación, ni el liderazgo, ni la ascendencia sobre el grupo. Pero claro, cuando San Durruti se te aparece (ojo, que su “Durruti” se parece bastante a algún Stalin cañí) no hay más remedio que que ponerse al frente y dirigir, evitando peligrosas desviaciones “irracionales”.

Muerte a los gilipollas. O por lo menos que se metan en algún partido o algo.

La coherencia anarquista

Primero: de dos cosas una: o nuestros principios son falsos, y SI LA REALIDAD LOS CONTRADICEN son falsos. En este caso apresurémonos a abandonar estos principios. En este caso debemos tener la lealtad de confesar públicamente la falsedad de estos principios y debemos tener el coraje de poner al combatirlos tanto ardor y actividad como ponemos en defenderlos; inmediatamente pongámonos a la búsqueda de principios más sólidos y esta vez justos, exactos, infalibles.” (Sebastien Faure, Congreso de la AIT, Diciembre 1937)

Se cuenta que en una reunión de la AIT en 1937 las delegaciones andaban muy divididas respecto a la decisión de la CNT española (en esos tiempos sólo había una) de participar y colaborar en el gobierno de la República (la “decisión”, por cierto, la tomaron, en realidad, algunos líderes del sindicato y lo presentaron como “hechos consumados” al resto. El “asamblearismo” era esto). De aquellas sesiones, salio el que quizá sea uno de los discursos más interesantes sobre el tema a discutir que se haya dado en nuestro entorno, a cargo de Sebastien Faure, pedagogo francés, director de La Ruche y amigo de Louis Mitchel (y autor de varios libritos de jugosa lectura). El discurso es muy difícil de encontrar por esos mundos de Internet, tal vez porque a determinada gente no le gusta que les pongan las orejas rojas incluso 80 años después de pronunciadas las palabras o porque siempre pinta más la épica de la violencia que la certera visión de la reflexión. O tal vez lo dicho por Faure no sea tan interesante como nos ha parecido a nosotras.

Lo que venia a decir Faure es que la estrategia, la oportunidad y la táctica están muy bien, que se comprende que a veces es duro y que es verdad que en algunos momentos parece que no hay otra salida, pero hay que creerse lo que uno dice. Y hay que ser coherente con lo que se cree. Y si, en algún momento, se encuentra uno en discrepancia entre lo que se cree y lo que cree que hay que hacer, solo puede haber dos motivos: o estas actuando en contra de tus principios y mejor te lo haces mirar porque te vas a dar la hostia (o te la van a dar), o tus principios están equivocados y deberías adoptar otros y combatir los anteriores por falsos y erróneos igual que antes los defendías.

Con palabras más finas, con mucho cariño hacia gentes que, en ese momento, se estaban jugando más que la vida (y que vivían en un infierno, que es la única manera de definir una guerra, y si alguien tiene otra nos lo diga), pero con toda la firmeza y convencimiento de quien se cree su historia. Un pedagogo tiende a ser didáctico en sus alocuciones.

Hoy día lo que decía Faure (ya no dice nada, claro, una vez muerto uno ya no opina, aunque todavía nos pueda dar alguna que otra lección a través de su experiencia ) nos sigue pareciendo válido, y no sólo para anarquistas y librepensadores raros, que alguno habrá, ¿verdad?.

Hay mucha gente que en función de una táctica, una estrategia o una conveniencia (porque me viene bien, vamos) abandona sus principios y decide actuar con “inteligencia” y “estrategia”. Así el anarquista acaba votando, o procura ser elegido como delegado en su empresa , o manipula su organización para que actúe según lo “lógico”. Porque en ese momento “es lo que hay que hacer”, “porque no hay otra manera”, “porque si no el fascismo nos come”.

Bueno, se entiende. Sobre todo el miedo. Nosotros también tenemos esos miedos (el fascismo, la irrelevancia, la inutilidad de según qué lucha), y otros distintos que no vienen a cuento.

Pero dejarnos llevar por esos miedos es un error, no podemos llevar nuestras vidas (y luchas) como si fuésemos “maquiavelos” de pacotilla. Nuestras mejores decisiones las tomamos con el corazón, más que con la cabeza. Y es verdad, podríamos estar equivocados en nuestras ideas, y es por eso, precisamente, por lo que siempre hay que reflexionar, pensar y analizar para rectificar en caso de que descubriéramos que así es.

Mientras tanto, mientras creamos que nuestras ideas anarquistas son válidas, justas y necesarias, intentemos actuar como decimos y vamos a creernos lo que decimos. Es posible que nos fuese mejor así.

El hooligan

Continuamos con nuestra serie sobre manipulación de asambleas. En esta ocasión vamos a hablar de un biotipo raro pero necesario para todo buen manipulador que se precie: el hooligan, o fan incondicional. Dentro de toda asamblea más o menos grande (o sea, que tenga cierta entidad, si tu asamblea es de las pequeñitas la manipulación no tiene lugar, simplemente convences a los otros dos de tus posiciones, por absurdas o egoistas que sean (desengáñate, tú no quieres hacer la revolución ni nada parecido. Tú quieres alimentar tu ego, y tu ego tiene mucha hambre). En tu asamblea ya habrás formado tu grupo decisiorio, con el que conviertes tus designios en “decisiones de asamblea legítimas”. Pero además conviene que haya gente ajena al grupo que apoye y siga los designios dictados por el líder carismático (tú). Y este es el hooligan o fan de la asamblea.

No nos conviene que el hooligan esté metido en nuestro grupo de influencia. Podría descubrir cómo se toman estas decisiones y para qué, lo que le elimina como hooligan. Al hooligan hay que tenerle convencido de que está en una organización asamblearia, horizontal, revolucio-algo y toda esa mierda que no te crees. Al hooligan, ojo, no lo eliges, el hooligan es.. Es el tipo de persona al que todo le parece bien, todo es maravilloso y que vive convencido de que sólo dentro de nuestra asamblea se puede llevar a cabo nuestros proyectos revolucionarios (o por lo menos, que te de para dar una chapa en alguna okupa o el ateneo de Tomelloso). El hooligan, sí, vive en Narnia.

Siempre hay alguien así: es gente maja, simpática y con un sentido crítico orientado hacia el exterior y anulado completamente hacia la propia organización (tienes que estar atento de lavarle el cerebro convencerle de ello periódicamente, esta gente lee y la gente que lee acaba pensando por sí misma si la dejas sola).

Necesitas tener controlado constantemente a tu hooligan porque siempre verá cosas raras, como por ejemplo un comportamiento errático de su líder carismático (insistimos, ese eres tú, créetelo, joder!) y habla y se relaciona con todos los miembros de la asamblea, no como tú que no te soporta media asamblea. Y es bueno que hable con el resto, para convencerles de tus posiciones, dado que buena parte de la asamblea a estas alturas ya no te soporta. Normal, les mola la cosa esa de la toma de decisiones en común, la asamblea, el debate y pensar entre todos. De verdad, qué pesados!

En definitiva, querido manipulador asambleario, un hooligan es necesario en tu asamblea. Cuídalo, él se encargará de dar la brasa al resto con las bondades de la “organización revolucionaria”. A liderar por tí, por supuesto. ¡Suerte!

suspendido i encuentro anarquista

Sentimos comunicar que el I ENCUENTRO ANARQUISTA programado para el próximo octubre queda suspendido temporalmente por falta de inscripciones hasta la fecha.

Muchas gracias a quienes habéis mostrado vuestro interés por que esta iniciativa pudiera salir adelante. Esperamos que en algún momento podamos ponerla en marcha.

1 de mayo cuestionando el trabajo

Otro 1 de mayo, otra manifestación-paseo, después fiesta o comida con los compañeros  y mañana todo seguirá igual.
Además de no cambiar y ni siquiera reivincarlo, los sindicatos intentan justificar su existencia luchando por defender el trabajo, por defender unas horas de trabajo por tener más tiempo libre, cuando el tiempo libre no existe para la mayoría ya que lo que hay es tiempo de  recuperación para poder volver a trabajar al día siguiente.
Desde el Grupo Anarquista Apoyo Mutuo nos preguntamos ¿qué es el trabajo? ¿tiene sentido estar hoy día defendiendo esta esclavitud aunque ésta sea más mental que física? Es nuestra obligación cuestionar el trabajo y cuestionar cuales son nuestras metas. La lucha no debe centrarse exclusivamente en mejorar las condiciones laborales.
En la sociedad actual un trabajador feliz renunciará a sus derechos en favor de la empresa, no arriesgará su posición por defender a otras en peor situación, producirá más, no se cuestionará ni su trabajo ni su tiempo empleado, se creerá parte de la empresa e incluso se identificará con la empresa, lo que hará que nada cambie.
El trabajo es el instrumento más potente de control social que sirve al capitalismo para extender su dominio sobre todos los aspectos de la vida. Es un tiempo de obligado cumplimiento en el que hay alguien que se  beneficia  del tiempo dedicado por otros, tiempo durante el cual se imponen  asociaciones, tareas, jerarquías y es anulada nuestra autonomía.
La ruptura con esta mentalidad solo puede llegar a través de una crítica que permita una coherencia entre discurso y práctica. Crítica, que además, ofrezca una alternativa más satisfactoria a este modo de vida alienado. Esta crítica no puede ser otra que la crítica al trabajo como tal.
Nuestros esfuerzos deben ir encaminados hacia la creación de una conciencia de rechazo hacia el trabajo y la propiedad privada, hacia la creación de modos de vida en que no existiese la actividad “trabajo” ni la propiedad privada.

“El  trabajo es la fuente de casi toda la miseria del mundo. Casi todos los  males que puedes mencionar provienen del trabajo o de vivir en un mundo  diseñado para el trabajo. Para dejar de sufrir, tenemos que dejar de  trabajar” … “Nadie debería trabajar”

“La abolición del trabajo” de Bob Black.

Resistencia continua contra muestras cotidianas de sexismo, machismo y patriarcado

Año tras año se sigue conmemorando el 8 de marzo como el día de la mujer, día donde se visibiliza los problemas de las mujeres en la sociedad actual, pero dejando atrás el análisis y el problema real que es el PATRIARCADO.

Este afecta todos los días y meses del año y se manifiesta de muy diferentes maneras.

Las formas más visibles y tratadas, aunque sea de una manera machista y sexista, como es la violencia de género, tratado desde los medios de comunicación, donde se reduce esa violencia a un vínculo emocional de pareja( por supuesto, siempre heterosexual) y siempre en la forma más violenta que es el asesinato, dejando al margen toda violencia existente que existe en las desigualdades laborales, sociales y emocionales.

Dejando sin analizar esas formas más sutiles del patriarcado como es una educación sexista que recibimos desde el nacimiento hasta el día que dejamos de existir. Siendo esta educación trasmitida desde todos los frentes que nos rodean en la vida diaria , como el mismo sistema educativo planteado en esta sociedad capitalista, en los trabajos con las distintas capas jerárquicas, en los trabajos informales, en las familias…

Existen distintas líneas de control que se asumen y se normalizan, sobre todo desde la adolescencia, sintiéndolo como algo natural y permitido como es la invasión a la intimidad de la persona y las agresiones sexuales y sexista como control y el poder de un individuo sobre otro.

Tiene que haber una lucha y una visibilización constante de cualquier manifestación SEXISTA, MACHISTA Y PATRIARCAL, todos los días y en cada momento, no sólo en un día que se esta calificando como de “fiesta”, ya que no hay nada que celebrar.

Desde nuestro grupo de afinidad llamamos a esa RESISTENCIA continua, a ese aprendizaje desde todos las edades(jóvenes, adultos, niños y niñas, adolescentes, hombre y mujeres) para poder crear una sociedad sin Patriarcado y sin esas desigualdades.

Por ello, organicémonos, hagámoslo una forma de vida, día a día, con nuestros compañeros y compañeras, en nuestra casa, en nuestro lugar de trabajo, en las calles… Trabajemos porque la mujer pueda ser ella misma sin ser juzgada, tomar sus propias decisiones y tener las mismas oportunidades; y trabajemos también para concienciar a las personas en el respeto a la mujer y denunciar desde el maltrato físico y el psicológico hasta la violencia del lenguaje, de los medios de comunicación y la publicidad que nos presentan a una mujer débil, dependiente y como simple objeto sexual.

Compañeras luchemos aquí y allí, dentro y fuera de nosotras mismas, y

SEAMOS LIBRES.

NOS VEMOS EN LAS CALLES, EN LAS CASAS, EN LOS TRABAJOS Y EN LA EDUCACIÓN

foto manifestación mujeres

Italian women at a labor protest in the 1970s. Tano D’Amico

Mujeres italianas en una protesta laboral en los años 70.

Titiriteros en Libertad, Ya!

Desde el Grupo Anarquista Apoyo Mutuo mostramos nuestro apoyo a los Titiriteros detenidos el día 5 de febrero en el barrio madrileño de Tetuán. Creemos que por encima de todo está la libertad de expresión y artística que sirve como medio de difusión, aunque de forma individual pueda cuestionarse el contenido o el público al que iba dirigido la obra.
Rechazamos la utilización de este hecho como parte de la persecución policial contra el anarquismo (véase también operaciones: Piñata, Pandora, Ice), y ahora apoyado por los sectores “progresistas”.
Este suceso demuestra la hipocresía del sistema democrático que en cuanto es cuestionado mínimamente saca a la luz la naturaleza represiva del Estado. Una cita de Emma Goldman nos puede servir de reflexión:
(…) Creo que la libertad de expresión y prensa viene a significar que yo pueda decir y escribir lo que me plazca. Este derecho cuando queda regulado por los principios constitucionales, los decretos legislativos,(…) o las cachiporras de la policía, se convierte en una farsa. Soy consciente de que se me advertirá de las consecuencias de eliminar las cadenas a la expresión y prensa. Creo, sin embargo, que el remedio frente a las consecuencias que resulten de un ejercicio sin límites de expresión, es permitir una mayor libertad de expresión (…)
Condenamos y rechazamos la actuación del Estado español, y apoyamos a los compañeros Titiriteros.

Otra vez vuelven con sus Elecciones

Otra vez vuelven con las Elecciones, que si hay que participar, que si es la fiesta de la democracia, etc. No vamos a hacer aquí un análisis sesudo de las diferentes opciones políticas, para eso ya tienes sus programas colgados en Internet. Sólo queremos profundizar en la verdadera esencia de este proceso.

Delegación. Las elecciones implican que tu cedes al político de turno la capacidad de decisión sobre aspectos importantes de tú vida por un periodo de 4 años. Nadie delegaría durante 4 años la compra de productos en el mercado, pero en estos temas parece que a todo el mundo le da igual. Que no te engañen tu eres tu único representante.

Mayorías contra minorías. En las elecciones siempre hay un perdedor: conservadores, socialistas, comunistas, etc. Vamos, que después de tragarte el orgullo votando ahora te mandaran otros que no has elegido. En algunos pueblos originarios (los San en Namibia, los Mbuti del Congo…) las decisiones se toman por consenso, si no se llega a el los grupos se dividen y cada uno va por su lado tan contento.

Debate superficial. Al final, los programas de los partidos políticos nunca van a la raíz del problema. La causas de la pobreza, y las guerras en el mundo, poco tienen que ver con la educación como quieren los liberales o con subvencionar a destajo como proponen los socialdemócratas. Simplemente, desde hace miles de años una casta cambiante posee la inmensa mayoría de la propiedad privada y el control sobre el Estado. La casta de los ricos y el Estado constituyen una sola entidad que parasita a la sociedad y genera miseria. La lucha de diferentes Ricos y Estados por más propiedad es el origen de todas las guerras. Los partidos políticos jamás pedirán la abolición del Estado y la propiedad privada, única solución a estos problemas.

¿Pero que queremos los anarquistas?

En primer lugar, no esperes el enésimo programa político, no pretendemos gobernar a nadie salvo a nosotros mismos. Nuestra estrategia es que surjan 10.000, 100.000 grupos como el nuestro y que la gente comience a vivir libremente de acuerdo a su propia receta, con o sin la aprobación del Estado. Este cambio puede que sea brusco (una revolución) o más pausado (algo así como un cambio de era), en ambos casos sabemos que cuanta más gente incluya más factible será. Sin más preámbulos te ofrecemos aquí unas pinceladas de esa realidad que queremos crear, algunos añadirían algo y otros quitarían. Bienvenidas sean las ideas si contribuyen a extender la desobediencia.

Comunidades libres. Cambiar la vida masificada e individualista actual por pequeños grupos de personas viviendo en comunidad y con control absoluto sobre su vida. Las decisiones sobre nuestra vida debieran tomarse por consenso en asambleas de pequeñas comunidades, no en el parlamento/ayuntamiento, o en la junta directiva de una empresa.

Libres de propiedad privada, libres del comercio, libres del dinero. Porque la riqueza de unos es la pobreza de otros, el derecho a la propiedad privada es un derecho viciado desde su creación. Sustituyamos la propiedad individualista por la propiedad común de todas las cosas. Cambiemos la economía basada en el comercio, en quien engaña a quien por dinero, por una economía del regalo, que a mi vecino no le falte nada.

Sin patriarcado. Si la propiedad privada es un robo, el primer robo de la Historia fue el de la dignidad de las mujeres, que desde hace miles de años sobreviven en este mundo como una mercancía más, como seres de segunda. Sabemos que destruir el dominio del hombre sobre la mujer es un largo camino que tiene que ir asociado a la destrucción de la propiedad privada que lo hizo nacer.

Sin trabajo esclavo. Porque trabajar para otros o para reproducir el sistema es trabajo esclavo, queremos un trabajo no obligatorio que se funda con nuestra vida y que no la consuma, que integre trabajo manual e intelectual, en resumen, un trabajo controlado por las personas y no al revés.

Comunidades ecologistas y antidesarrollistas. El ritmo de vida de las sociedades occidentales seguramente llevará en unas décadas a la destrucción de la vida como la conocemos. Queremos que esas nuevas comunidades libres se integren en la naturaleza y no pretendan explotarla como han hecho hasta ahora los seres humanos. En resumen, queremos tecnología, pero la imprescindible para vivir cómodamente, y controlada por las personas.

Si te ha interesado nuestra idea te animamos a que empieces a crear la semilla de un nuevo mundo, organizándote de forma asamblearia en tu barrio o en el curro, contribuyendo a derribar las jerarquías que gobiernan tu vida, y sobretodo olvidándote de las falsas promesas de los políticos que no hacen más que alejar la posibilidad de un mundo mejor.

Frente a ésta, su farsa electoral

Actualmente se entiende como política el ámbito de actuación de los políticos, personas afiliadas a los partidos que comparten el compromiso con un programa o filosofía.
Estos partidos durante la campaña electoral seleccionan a un candidato que encabezará la lista del partido ejerciendo de líder. Apoyado por los medios del partido hará campaña para intentar convencer a los ciudadanos de que voten por ella/él,ya que estos se convierten en personajes ideales, estandartes de los ideales del partido. Durante la campaña las cabezas de las distintas candidaturas exponen sus opiniones conforme a su programa para que la ciudadanía se posicione y elija recurriendo a técnicas sentimentales más que a la razón. Como resultado la opción que convence a la mayoría del electorado, bien fruto del resultado electoral o por medio de pactos, obtiene el cargo en juego y una vez tomada la posesión del mismo, según la creencia, esta trabaja para cumplir los compromisos adquiridos con el electorado. Defendiendo los intereses del mismo durante los procesos en los cuales se vea implicada. De este modo cuando se legisla, se aplica la misma, o se realiza cualquier función estatal, se realiza el deseo de la mayoría de la población electora.

Es evidente para cualquier persona sensata que esto no es más que una mera ilusión, la realidad se aleja mucho de esta quimera.

Los partidos políticos son entidades cerradas que trabajan para sus propios intereses, los políticos son profesionales cuyo interés es única y exclusivamente su propia carrera y beneficio personal. Las campañas electorales, son campañas de marketing que reflejan con suerte trivialmente las inquietudes de las personas, que usan los medios de comunicación de masas para influenciar y manipular.

Banalizan la vida pública con el fin de distraer, desviar y ocultar la atención de los verdaderos intereses y problemas que aquejan a la sociedad. Los que afectan a nuestra vida cotidiana, como el trabajo, la vivienda, la alimentación, la salud, el cambio climático, el ocio, el conocimiento.

Estamos en contra del Estado, entendido como estructura vertical que facilita el ejercicio de la coerción de unos pocos al resto. Es la corrupción, dificultando la relación directa entre los actos y los actores, difuminando en una cadena jerárquica interminable las consecuencias de las decisiones tomadas y las personas que las toman.

Frente a esto proponemos:

Federalismo, entendido como la supresión del Estado para que las personas se asocien libremente en una federación de federaciones, descentralizando así de forma absoluta el poder político.
Una federación de federaciones, que podrían ser municipios libremente asociados en federaciones que gradualmente abarcasen un ámbito territorial mayor. Entendiéndose municipio como el vecindario en el que una comunidad de personas comparten el espacio público, por ejemplo, en una ciudad podrían ser los distintos barrios y en poblaciones de menor tamaño la población misma.

Supresión del cuerpo de funcionarios (consecuencia de la supresión del Estado) siendo sustituido por la rotación voluntaria de las funciones necesarias para mantener la comunidad, adquiriendo así de forma gradual cada individuo de la comunidad mayores conocimientos y confianza en el desempeño de estas funciones.
Frente al sistema de delegación proponemos:

La toma de decisiones en asambleas libres (constituidas por ejemplo en el ámbito del municipio), independientes y abiertas a todas las personas de la comunidad, realizadas con la regularidad necesaria para poder solventar las necesidades de la misma. Escalando, en caso de decisiones que escapen al ámbito de una asamblea concreta, mediante delegados enviados a una asamblea extraordinaria y que negociarían, dentro de los margenes dados por sus respectivas asambleas, un acuerdo satisfactorio para todas las asambleas.

Si estas ideas te parecen utópicas o irrealizables, te confundes ¡Esto es posible! hoy en día y a lo largo de la historia millones de personas en todo el mundo se han organizado bajo estos o semejantes principios.

No queremos piñatas en la fiesta de la democracia

El 30 de Marzo fueron detenidos 38 compañer@s anarquistas acusados de los delitos más peregrinos. Lo han llamado Operación Piñata y ha servido de colofón a la Operación Pandora (también contra anarquistas), y a las múltiples operaciones policiales que han tenido lugar en paralelo contra el temible “Peligro Islámico”. Parece que el inminente colapso del Gobierno del PP, por los escándalos de corrupción y por la recuperación económica que nunca llega, han forzado a este Gobierno, con el apoyo silencioso del resto de organizaciones políticas,  a buscar varios “enemigos” para desviar la atención y crear un estado de alerta sobre el otro, sobre el diferente.

Probablemente necesiten del “enemigo terrorista” para justificar la escalada represiva, o para conseguir más apoyo electoral, tal vez sea odio ideológico. O sencillamente porque hacemos una crítica radical al sistema y somos una minoría, o a lo mejor porque en la memoria colectiva aparecemos vinculados al caos y el terrorismo. De cualquier forma las y los anarquistas no somos lo que pretenden hacerte creer. Creemos en un mundo nuevo, un mundo sin jerarquías y desigualdad, un mundo en el que las personas se ayudan mutuamente en vez de competir entre ellas.


Los anarquistas tenemos claro que si hay que señalar un enemigo de la humanidad, este es el Capitalismo, con sus ricos empresarios y accionistas, sus burócratas políticos y sindicales, sus ejércitos, juzgados, policías y cárceles; en resumen, un régimen que oprime a la inmensa mayoría de la población y destruye toda forma de vida libre (incluyendo la naturaleza) con el fin de llenar los bolsillos de los poderosos y mantener las jerarquías que hacen esto posible.

Por lo tanto, que nos acusen de querer destruir su glorioso Sistema y de emprender nuevas formas de vida es cierto, pero según sus reglas no es ilegal. Si no echarle un vistazo a la Constitución Española (Artículo 20.1 a)
“Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.”
Con este texto no buscamos darte pena porque no somos los únicos perseguidos por este Estado, nuestro objetivo es que seas libre en tus ideas y opiniones, que busques información y no te creas todo solo porque el Estado, el gobierno o un medio de comunicación te lo indique. Sal a la calle, escucha, lee,… y después decide y actúa desobedientemente.

Libertad Anarquistas detenidos

Por la Revolución Social hacia la Anarquía