Todas las entradas de: apoyomutuo

Cita VII de «La conquista del pan»

¿La vida  valdría la pena de ser vivida, con todas sus inevitables tristezas, si el hombre no pudiera, fuera del trabajo, procurarse un solo placer de acuerdo con sus gustos individuales?

La conquista del pan. Piotr Kropotkin

Cita V de «La conquista del pan»

 Pero lo que nos importa no es hallar ejemplos que imitar a ciegas, y que, por supuesto, tampoco podría suministrarnos la sociedad actual. Lo que nos hace falta es destacar que, a pesar del individualismo autoritario que nos asfixia, hay siempre en el conjunto de nuestra vida una parte muy vasta donde no se obra mas que por el libre acuerdo, y que es mucho más fácil vivir sin gobierno de lo que se piensa.

La conquista del pan. Piotr Kropotkin

Cita IV de «La conquista del pan»

¿Y sería éste el principio que surja de la revolución que ose
llamarse “Revolución Social”, ese nombre amado por los hambrientos, por los que sufren, por los oprimidos? Esto no será así, porque el día en que las viejas instituciones se desplomen bajo el hacha de los proletarios, se escucharán voces que gritarán: “¡Pan, vivienda y bienestar para todos!”.
Y esas voces serán escuchadas. El pueblo se dirá: “Comencemos
por satisfacer la sed de vida, de alegría, de libertad, que nunca hemos podido apagar. Y cuando todos hayamos gozado de esa felicidad, pondremos manos a la obra: la demolición de los últimos vestigios del régimen burgués, de su moral basada en los libros de contabilidad, de su filosofía del ‘debe y haber’, de sus instituciones de lo tuyo y de lo mío. Demoliendo, edificaremos”, como decía Proudhon: nosotros edificaremos en nombre del Comunismo y de la Anarquía.
La conquista del pan. Piotr Kropotkin

Cita III de «La conquista del pan»

Pero nosotros esperamos otra cosa de la revolución. Vemos
que el trabajador, obligado a luchar penosamente para vivir, está reducido a no conocer nunca los grandes placeres –los más altos accesibles al hombre– de la ciencia y, sobre todo del descubrimiento científico, del arte y, sobre todo, de la creación artística. La revolución tiene que garantizar a cada uno el pan cotidiano, para asegurar al mismo tiempo esas satisfacciones, reservadas hoy a un pequeño número de personas: el tener tiempo libre luego del trabajo y el poder desarrollar sus capacidades intelectuales.
El tiempo libre después del pan: he aquí el supremo objetivo.
Ciertamente hoy, cuando a centenares de miles de seres humanos les falta pan, carbón, ropa y abrigo, el lujo constituye
un crimen: para satisfacerlo, es necesario que al hijo del trabajador le falte el pan. Pero en una sociedad donde nadie padezca hambre, serán más vivas las necesidades de lo que hoy llamamos lujo. Y como no pueden ni deben asemejarse todos los hombres (la principal garantía del progreso de la humanidad es la variedad de gustos y de necesidades), habrá siempre, y es de desear que los haya siempre, hombres y mujeres cuyas necesidades, en determinada dirección, estén por debajo de la media.
[…]
Confesamos con franqueza que, al pensar en los abismos de miseria y sufrimiento que nos rodean, al oír las frases desgarradoras de los obreros que recorren las calles pidiendo trabajo, nos repugna discutir esta cuestión: ¿cómo se hará en una sociedad en la que nadie tenga hambre, para satisfacer a cualquier persona deseosa de poseer una porcelana de Sèvres o un vestido de terciopelo?
Por toda respuesta estamos tentados de decir: aseguremos primero el pan. En cuanto a la porcelana y el terciopelo, se verá mas tarde. Pero ya que es preciso reconocer que además de los alimentos el hombre tiene otras necesidades, y puesto que la fuerza del anarquismo está precisamente en que comprende todas las facultades humanas y todas las pasiones, sin ignorar ninguna, vamos a decir en pocas palabras cómo podría conseguirse satisfacer todas las necesidades intelectuales y artísticas del hombre.
La conquista del pan. Piotr Kropotkin

Cita II de «La conquista del pan»

 El derecho al bienestar es la posibilidad de vivir como seres humanos y de criar a los hijos de forma de hacerlos miembros iguales de una sociedad superior a la nuestra, mientras que el derecho al trabajo es el derecho a continuar siendo siempre un esclavo asalariado, un hombre de labor, gobernado y explotado por los burgueses del mañana. El derecho al bienestar es la revolución social; el derecho al trabajo es, a lo sumo, un presidio industrial.

La conquista del pan. Piotr Kropotkin

Grupo de lectura La conquista del pan

Como resultado de nuestro último grupo de lectura del día 4/11/2017 durante diez días publicaremos fragmentos seleccionados del libro la conquista del pan.  En formato de citas breves.

Cita I de «La conquista del pan»

¡Pan; la revolución necesita pan!
¡Que se ocupen otros de lanzar circulares con prosa brillante!
¡Que se pongan todos los galones que puedan soportar sus
hombros! ¡Que otros finalmente hagan peroratas acerca de las
libertades políticas!
Nuestra tarea específica consistirá en obrar de manera tal
que, desde los primeros días de la revolución, y mientras ésta
dure, no haya un solo hombre en el territorio insurrecto a quien
le falte el pan, ni una sola mujer que se vea obligada a hacer
cola ante una panadería para recoger el pedazo de pan de salvado
que le quieran arrojar de limosna, ni un solo niño a quien
le falte lo necesario para su débil constitución.

La conquista del pan. Piotr Kropotkin

 

8 DE MARZO

Todos los días son nuestros, son nuestras luchas, nuestros esfuerzos y sobre todo nuestras sonrisas. Hoy se hace visible nuestras reivindicaciones y nuestros conflictos, pero están presentes los 365 días del año.
Hoy solo quiero recordar lo bella que eres,  lo que damos al mundo y lo que tenemos que pelear para que nos respeten, nos valoren y no nos maten, violen y acosen.
Hoy y siempre somos  mujeres que afrontamos la lucha con fuerza, que tenemos que darnos la mano en este camino que se llama Patriarcado para avanzar, pelear y hacernos oír. Que en este camino de lucha entramos todxs, que la revolución de pensamiento y vida tiene que ser con la solidaridad, fraternidad y apoyo de ti también. No nos mires solamente, no nos escuches sin más, únete y pelea con nosotras.

Seamos hoy  y siempre fuertes, luchadoras y SUPERVIVIENTES.
Que nuestras manos, nuestro apoyo mutuo derribe los muros del machismo y del capitalismo.
Seamos MUJERES LIBRES!
NOS VEMOS EN LAS CALLES.

Si me pega me da igual, es lo normal

 Si me pega me da igual, es natural*…

Violencia terrorista, violencia de clase, violencia televisiva, violencia estatal,… Hay muchas formas de violencia aunque todas ellas provocan un rechazo absoluto y normalmente una reacción no solo por parte del sector que la recibe sino que también se une parte de la sociedad, se considera que ser bueno es no usar o justificar la violencia.

Esto pasa siempre ante un caso de violencia excepto cuando la violencia es machista aquí empiezan a surgir justificaciones, presunciones, a tranquilizar a la población afirmando que es un caso aislado, a informar sobre la nacionalidad o edad de los violentos-asesinos como si ser de un país u otro pudiera explicar una predisposición a ser violento con tu pareja o no. Esto además en el mejor de los casos, es decir, violencia machista entre parejas heterosexuales porque entre parejas homosexuales se invisibiliza con el silencio absoluto y ya se sabe que de lo que no se habla no existe. En el caso de la violencia machista desde determinados ámbitos de la sociedad (mass media, Estado, etc) se intenta culpar a sectores minoritarios, con baja formación, etc.  como causantes de esta violencia con la intención de exculpar al sistema haciéndolos aparecer como casos aislados.

Violencia machista es la que se ejerce sobre la pareja por tener una parte de ella un perfil de dominación, de posesión de la pareja, de superioridad, de control, de anulación de la otra parte, en fin de autoritarismo y control, de chantaje emocional y sobre todo de considerar que una pareja es «algo» que es de tu propiedad por lo que se justifica cualquier acto de vejación, incluso el uso de la fuerza «porque es esa persona quién se lo ha buscado». Esta línea argumental no solo es la del agresor sino también del entorno o incluso de la sociedad (incluso algunas mujeres lo justifican).


Podemos pensar que muchos de los comportamientos machistas vienen del franquismo, cosa que comparto, ya que nunca se habla del atraso y control que se realizó sobre la mujer tras la guerra civil. No queremos en esta entrada remontarnos al 36, estamos en 2016 y tenemos que luchar, si luchar y empezar a defendernos, a atacar si te sientes atacada, no rendirse sin luchar. Hay que demostrar con acciones, palabras, y hechos que las mujeres no somos débiles. Que la vida o estancia en pareja no es un acto de un dominador y un dominado sino de iguales, iguales en todo y parar todo. Sin asumir ningún tipo de justificación ante un acto de violencia machista ya sea física o verbal. No podemos permitir que muera una mujer más no podemos mirar hacia otro lado, hay que evitar llegar a una situación en la que alguien pueda pensar que el control, la dominación, la obsesión,… Son cosas románticas no indicadores de que cuando se decide romper ese lazo sentimental probablemente se desate una violencia extrema sobre la persona.

Se sigue considerando la violencia machista como violencia doméstica cuando esta violencia tiene que salir al exterior, tiene que visibilizarse y ante el incremento de los casos hay que reaccionar. No valen campañas que son palabras que duran lo que dura un suspiro. No se puede defender unas ideas y después escuchar música que promueve el machismo. No se puede ser independiente y con la justificación del amor pasar a depender de los deseos de la pareja. No se puede ser libres si no somos conscientes de ello. Somos libres y que nos unamos entre dos, tres o lo que sea la práctica afectiva de cada uno  no nos pueda quitar nuestra libertad.

Nos sentiremos agredidas y agredidos en el momento en que en una relación afectiva, sexual,… nos sintamos mal, nos sintamos que lo que está sucediendo no es aquello que nosotras queremos, nos hayan obligado o no a realizarlo. A veces es peor la presión afectiva que la física para controlar a una persona.

Somos libres y no basta con decirlo hay que demostrarlo saliendo a la calle y gritando que dominación y violencia no es algo propio de una unión entre personas. Hay que erradicarlo de las relaciones afectivas. Nos tenemos que defender primero siendo mujeres fuertes e independientes y después usando una respuesta a la medida de las agresiones empleadas, es decir, que no nos tiemble el pulso a ninguna al ser violentas tanto verbal como físicamente contra cualquiera que nos ataque.

No somos muñecas, somos personas y si para conservar nuestra libertad tenemos que demostrar que nadie nos puede hacer daño habrá que hacerlo.

* Estribillo de una canción de Sara Montiel donde se normaliza el machismo.